Mensajes recientes

Páginas: [1] 2 3 ... 10
1
Buen relato!
Creo que hay mucha información en él. Sobre todo entre líneas.

Citar
En su interior sabía que no era la misma que había caído en Endarth hacía un siglo. Tampoco era la Interventora que había entregado su vida
La segunda parte debería de referirse al ritual que la mató y ató en la cabaña. Pero la primera parte? A que se refiere con caer? De dónde?
Podría esta relacionado con el minirelato del post anterior.

Citar
Buenas noches, portadores de la oscuridad, exiliados de Mythaland, poderosos Heraldos de la Diosa de la Guerra.

Sois una improbabilidad estadística, sois los únicos que tenéis poder mágico de una raza condenada.

Y lo habéis sacrificado todo para ser la punta de lanza en una nueva dimensión. Tenéis claro quién es vuestro enemigo, a quién debéis subyugar.

Aunque no está siendo fácil. Fuisteis once los que llegasteis a Endarth, pero la muerte y la traición os han golpeado. El enemigo no se deja abatir, pero ya está herido de muerte.

Liberaréis al que está preso al norte, y él allanará vuestro camino. La victoria está en la palma de vuestra mano. Después de tantos siglos, ¡ha llegado vuestro momento!

Eso nos dejaría que los interventores (y alguno más) se "dejaron caer" por Endarth para conquistarlo, quizás por que su dimensión/ planeta estaba en las últimas.
La traición puede hacer referencia a que algunos (los que pasarían a ser interventores) traicionaron a su "general" para luchar a favor de Endarth y no encontra.
Ese general puede ser que sea el que está preso en el Norte y que para apresarlo, tuvieron que sacrificar entre otros a la maestra de Ayla, que a fecha de hoy sigue "atada" a él.

Citar
La escalera serpenteaba hasta llegar al Pabellón de los Héroes: una gigantesca estructura que flotaba en mitad de un cielo rojo, rodeada de fragmentos etéreos e incompletos de lugares y tiempos pasados y futuros de Endarth.
Lo de los fragmentos podría no ser nada, o podrían representar las localizaciones (lugar y tiempo) en los que transcurren la misiones.

Citar
Dramo y Diocono, los Primeros Nacidos entre los Interventores, aquellos que tenían sangre tocada por la magia shamash, los Guardianes de la Humanidad, los Grandes Héroes.
Esto me descoloca de la teoria anterior. Estos dos deberían de ser los "fundadores" de los Interventores, por lo que ya no vendrian de otro plano. Si que queda claro que "nacen" para defender a la humanidad y que los Shamash tienen algo que ver con ese nacimiento.
Supongo que los Shamash crearon a los interventores a partir de los Humanos para protegerse de "Uz Rakkier, la Señora de la Guerra de los Khela,  la “Diosa Eterna” que les persigue para acabar con ellos.

Citar
Y, ¿cuál es vuestro objetivo? Cerrar las Puertas.  Pero mientras más cerréis, más intenso será el flujo de enemigos por las restantes. Cada Puerta costará un poco más que la anterior. Cada paso os privará más y más de vuestro único recurso, y, a su vez, me reforzará y acelerará mi vuelta a Endarth. Vuestra misión es imposible, ¿no lo veis?
Esto se dejaba entrever. La misión del juego es cerrar todas las puertas. Al cerrar una, por las otras pasarán más enemigos, pero también dejará de "fluir" un recurso necesario para nosotros. Entiendo que se puede tratarse de la magia de Mythaland, que pueda ser la que mantenga en pie a los héroes, y que al cerrarse la última puerta, los 8 ya no puedan retornar.

Citar
incluidme en vuestros aquelarres cuando queráis consumir y traicionar de nuevo a los que creerán en vosotras. Y, por favor, hablad conmigo de vuestras decisiones, de la moralidad de vuestras acciones. Porque a partir de ahora estaremos juntos... hasta el final —concluyó el General, y chasqueó los dedos.
Diría a que se refiere a que los interventores sacrifican a humanos para hacer rituales. Encerrarle a él en el Norte, Ayla en la cabaña,... y que es de dudosa moralidad. Matar a humanos para salvar a otros humanos.

Citar
Yo soy la única responsable y sobre mí caerán los castigos por traspasar las prohibiciones de nuestra Orden. 
Supongo que eso de retornar a los héroes lo tenían prohibido.

[/Quote]
— Y, como Interventora, yo os lo ordeno: ¡Volved a Endarth!
Las gemas estallaron.
[/quote]
Y aquí les retorna. Pero rompiendo las gemas. Será interesante saber como pueden reretornar los retornados si caen en alguna misión. Creo que se habló que los héroes pueden volver a la vida si mueren en una misión, pero que tiene un coste.
2
Knight Models? Saco las palomitas también.
3
No me han gustado nada los tiles.

Me parecen todos muy iguales. Va ser complicado aclararse bien de quién es cada sector. Hay muchas fichitas encima de los tiles, con lo que va a ser engorroso meter y sacarlas. y todo parece tan azul... la imagen del planeta/sector/zona es pequeña y poco definida...

No sé, no me ha convencido el apartado gráfico, la verdad.

La idea es interesante, sin embargo. Pero se me ha deshinchado un poco, la verdad.
4
Sumamente jugoso y prometedor.
Con respecto a la sombra  primero pense en la criatura de mitologia griega  Lamia pero corrompida.
A modo de tonteria pense  en una  striper amiga del liche peregrino.
Ya mas en serio tengo curiosidad por ese personaje.
Tened buenas vacaciones que merecidas os son. 8) 8)
5
0.9. - La víspera de la batalla.

Ayla Swanlake, la última Interventora, caminaba con paso seguro, levantando ecos con cada una de sus pisadas sobre los escalones de mármol.

La escalera serpenteaba hasta llegar al Pabellón de los Héroes: una gigantesca estructura que flotaba en mitad de un cielo rojo, rodeada de fragmentos etéreos e incompletos de lugares y tiempos pasados y futuros de Endarth.

Después de tanto tiempo, al fin, la magia era su compañera, global y completa, sin las limitaciones por proceder de maná o éter, pensó Ayla mientras seguía salvando escalones. La sentía fluyendo por todo su ser, tranquilizándola, dándole seguridad paso a paso. 

Todo tenía un precio, de todos modos. El Pabellón de los Héroes era un espejismo de un lugar destruido hacía siglos. Y, aunque lo intentaba ignorar, Ayla escuchaba los sonidos, al límite de su audición, que bien podrían ser lamentos o gritos; los cuales, para su desagrado, eran lo único que le parecía real.

Encaró el último tramo de escalones. En su interior sabía que no era la misma que había caído en Endarth hacía un siglo. Tampoco era la Interventora que había entregado su vida para quedar presa en el Intersticio y recuperar las almas de los elegidos; al igual que los recuerdos de sus combates con las almas en pena y sus llamadas a Endarth le parecían ahora lejanas e irreales.

Llegó al Pabellón, donde doce gigantescas columnas terminaban en unos capiteles que parecían orgánicos, repletos de raíces que agarraban el inmenso arquitrabe circular, sobre el que reposaba un friso que narraba los grandes momentos de un millar de almas y las tragedias de un millón de vidas. Como imponente colofón, reinaban las estatuas de Dramo y Diocono, los Primeros Nacidos entre los Interventores, aquellos que tenían sangre tocada por la magia shamash, los Guardianes de la Humanidad, los Grandes Héroes.

Ayla se sorprendió del absoluto silencio, que le causaba presión en los oídos. Pensó en avanzar un paso más, en que su bota restallase contra el suelo de piedra para romper ese instante. Pero se encontraba congelada, sobrecogida por el lugar, por el entorno.

Inspiró lentamente y la parálisis pasó. Abrió los brazos.

—Aquí estoy, como debía ser. Aquí estoy, para cumplir mi destino. 

 Sus palabras rasgaron el aire, dejando pequeñas volutas de vaho, aunque Ayla no sentía frío. Cerró los ojos y continuó murmurando sentencias del conjuro, haciendo que símbolos mágicos se formasen en el aire alrededor de ella, para desvanecerse instantes después.

Los conjuros poderosos tenían mucho que ver con el control mágico del invocador y el suministro de maná o éter. Pero en ese lugar, no todo funcionaba igual, comprobó Ayla. Para su desesperación, todo se convertía en un maldito reto, hiciese lo que hiciese. Sin embargo, también estaba acostumbrada a superar las dificultades que habían aparecido en su camino, no en balde había estado una eternidad encerrada en su cabaña, donde había aprendido a domar las energías místicas. Estaba segura, acabaría lo que había empezado por las buenas o las malas, ya no le importaba lo más mínimo.

Los elementos fluían a su alrededor, violentas ráfagas de fuego, viento, agua y tierra, golpeando como látigos, fuera de control. A sus pies se abría el pozo sin fondo del olvido eterno de la Muerte, y sobre su cabeza flotaba el deslumbrante halo de la vida. Ayla extendió la mano y la abrió. Con un siseo las Gemas del Alma se materializaron ante ella, siete en total: la cazadora elfa, el guerrero exiliado, la implacable asesina, el poderoso mago, el inflexible soldado, la fanática inquisidora y, para finalizar, la curiosa dupla del enano y el ook. 

De improviso Ayla sintió que algo más se retorcía en su interior, y su consciencia fue trasladada con una fuerza irresistible a otro punto, a otro lugar donde la oscuridad era impenetrable y el frío era real. Tanto que la hizo tiritar al instante.

La Interventora activó todas sus defensas mágicas por instinto. Percibía el suelo helado bajo sus pies, y las sensaciones le parecían extrañas y contradictorias... hasta que sintió que estaba de nuevo sobre Endarth.

—¿Dónde estoy?

—Estás en mis dominios, muchacha —dijo una voz masculina, con tono calmado.

Ayla sintió un escalofrío, y no fue debido a la temperatura. Conocía al interlocutor.

—¿Dónde está mi maestra? —exigió Ayla.

—Aquí estoy, Ayla. 

La Interventora entrecerró los ojos. La oscuridad que le rodeaba era total, pero comenzaba a vislumbrar dos sombras.

—¿De verdad eres tú, maestra? Volver a escuchar tu voz...

—Suficiente, Ayla Swanlake —dijo la voz masculina—. Conozco vuestras intenciones, vuestros anhelos, vuestros deseos. Y ninguno se cumplirá.

—No volverás a Endarth, General. No lo permitiré.

El sonido de la risa hizo estremecerse a Ayla. Algo estaba mal. No le parecía desequilibrada, sino que había un eco, algo que le hacía pensar en una calavera donde repiqueteaban los huesos unos contra otros. Pero eso no era posible, ni tan siquiera para él.

—¡Mírame bien! ¡Estoy en Endarth! Aunque no soy libre, eso os lo concedo —continuó la voz del que Ayla había nombrado como “General”—. Sin embargo, vuestro sacrificio no puede repetirse, ¿lo recordáis? ¿Las miles de vidas sacrificadas para un único conjuro? ¿Podéis imaginar mayor traición? He pensado mucho sobre eso, sobre vuestras decisiones, sobre vuestra escala de valores... y ha sido revelador. Puedo decir, sin equivocarme, que después de tanto tiempo, al fin, os conozco. He visto en vuestro interior, tan claro como los cielos de Edannan que ya no me dejáis contemplar. Y aquí, en mi prisión, sé lo que anheláis... y no podéis hacer nada. Porque la situación es distinta ¡Absolutamente todo lo es! Pero vosotras lo sabéis, por supuesto que sí. Sabéis, en lo más profundo de vuestro ser, que no podéis detener a los invasores con un ejército de siete guerreros... 

—Ocho —le corrigió Ayla sin pensar.

El silencio se hizo tangible. Hasta que fue roto de nuevo por la risa, aunque esta vez sonaba de verdad divertida.

—¡Ocho guerreros! —Sentenció—. ¡Ocho poderosos adalides para detener la invasión de Uz Rakkier, la Señora de la Guerra de los Khela! ¡La llamada “Diosa Eterna”! Y, ¿cuál es vuestro objetivo? Cerrar las Puertas.  Pero mientras más cerréis, más intenso será el flujo de enemigos por las restantes. Cada Puerta costará un poco más que la anterior. Cada paso os privará más y más de vuestro único recurso, y, a su vez, me reforzará y acelerará mi vuelta a Endarth. Vuestra misión es imposible, ¿no lo veis?

Ayla sintió la ira creciendo en su interior. Agárrate a ella, pensó. Utilízala de una vez por todas. Enfréntate aquí y ahora, en la plenitud de tus poderes. ¿Para qué la charada de las almas? ¿Qué maldita diferencia supondrá el efecto de ocho retornados contra el inmenso peligro que se cierne sobre Endarth? No tengo por qué esperar. No quiero esperar. Si hay que jugarse todo a una carta, ¿por qué no ya?

La mano de Ayla se levantó como impulsada por un resorte. La magia rugió mientras se acumulaba y la hacía brillar. La misma oscuridad retrocedió ante el poder de la Interventora. Eso era. ¡Eso era! ¡Desaparece de una maldita vez!

—No, Ayla. Mis órdenes fueron absolutas. Tu fe en mi es lo único que nos salvará.

La voz de su Maestra fue como una bofetada. La magia se disipó y Ayla bajó el brazo. Su cuerpo temblaba, los oídos le zumbaban y tan sólo escuchaba los latidos de su propio corazón. Pero su maestra tenía razón, como siempre. No se podía dejar arrastrar, no podía sacrificar todo el plan por un arrebato de furia. Creía ciegamente en su maestra, y su maestra hacía lo mismo con ella. No fracasaría. No ahora.

—¡Muy bien, Interventora! No hubiese sido nada divertido terminar esto ahora. Así que, mientras llega el momento hasta que me libere de esta tierra helada, acepto vuestro entretenimiento: hacedme partícipe de vuestra lenta agonía, dejadme acompañaros mientras perdéis la esperanza poco a poco, incluidme en vuestros aquelarres cuando queráis consumir y traicionar de nuevo a los que creerán en vosotras. Y, por favor, hablad conmigo de vuestras decisiones, de la moralidad de vuestras acciones. Porque a partir de ahora estaremos juntos... hasta el final —concluyó el General, y chasqueó los dedos.

Ayla cayó de rodillas al suelo. Volvía a estar en el Pabellón, pero su cuerpo estaba agotado. La boca le sabía a sangre y los músculos le dolían. Se incorporó con esfuerzo y quedó mirando a las Gemas, que flotaban ante ella.

Se pellizcó el puente de la nariz y se quedó en esa posición. Un torbellino de emociones le recorrían, y le hacían temblar.  Pasaron varios minutos hasta que se sintió de nuevo dispuesta. Entonces se incorporó y levantó los brazos con decisión.

—¡Mírame bien y comprueba que tus palabras no mellan mi voluntad! ¡Observa, desde tu prisión al norte, el primer paso para tu destrucción! Porque yo, Ayla Swanlake, he doblegado las leyes de la vida y la muerte para retornar a estos elegidos a Endarth. Yo soy la única responsable y sobre mí caerán los castigos por traspasar las prohibiciones de nuestra Orden. 

La magia se extendió por todo el Pabellón, mordiendo en el mármol, subiendo por las columnas hasta crepitar sobre las armas de las estatuas de los Grandes Héroes. La energía era feroz, porque esto era para lo que Ayla se había estado preparando durante tanto tiempo. 

Sonrió. Tomó aire. Y gritó su última frase.

— Y, como Interventora, yo os lo ordeno: ¡Volved a Endarth!

Las gemas estallaron.
6
HeroQuest 25 aniversario / Re:Heroquest 25th en Lanzanos
« Último mensaje por Nemo en Julio 31, 2021, 11:18:28 pm »
Creo que le dais demasiadas vueltas.

Lanzanos tenía es sus cláusulas que en caso de no entregar el proyecto ellos actuarían.

Lanzanos hizo una encuesta a los mecenas entre las que nos dio varias opciones. La más votada fue que ellos llevasen la denuncia contra Dionisio.

Lanzanos no hizo caso a la encuesta y nunca más se supo.

Podéis defender a Lanzanos como queráis, pero para mi no cumplió su palabra.

Y si esta ayudando a la gente de la demanda-denuncia o lo que sea, me parece genial, eso que ganan. Para mi siguen faltando a su palabra, quedándose con la comisión del servicio que dieron a Dionisio, y un extra bloqueado que justamente era por si no entregaba.
7
HeroQuest 25 aniversario / Re:Heroquest 25th en Lanzanos
« Último mensaje por Cannonball en Julio 31, 2021, 11:12:45 pm »


@Cannonball, si Lánzanos no sabía que había estafa, sí que quita que sea cooperador necesario, el dolo es un requisito.

Mil gracias por la aclaración, @Jomra
8
Calcular el precio a fecha de hoy con lo convulso del mercado de materias primas tiene que ser un dolor de muelas. Aunque no deis el precio, me quedo con la "promesa" de que la sorpresa será agradable.
También con ganas de conocer esas editoriales/juegos que irán de la mano de Dybo.

Pues a mi este esqueleto mago me deja un pelin frío. No le veo al nivel de calidad de los anteriores presentados. Me falta algo, aunque no sabría decir el que.

Sobre la nueva silueta, yo voto por los Shamashas (lo habré escrito bien?). Tiene pinta de serpiente/naga y siempre he pensado que esa raza sería reptiliana. Aunque si parece como que fuese una Naga-Esqueleto.

A ver si antes de acabarse el día aparece el nuevo relato y tengo lectura nocturna.
9
HeroQuest 25 aniversario / Re:Heroquest 25th en Lanzanos
« Último mensaje por Icaro_fly en Julio 31, 2021, 10:29:31 pm »
Salud

¿Somos conscientes que si estamos en un proceso penal tanto el juzgado de instrucción como, fundamentalmente, la fiscalía pueden ampliar las personas procesadas por sí mismas? Quiero decir, da un poco igual que la asociación no haya incluido a Lánzanos en su denuncia; que de delitos económicos (estafa), el juzgado y la fiscalía saben un rato, que si no han metido en todo el proceso al intermediario comercial (Lánzanos) es porque no lo ven como cooperador necesario (al menos por ahora), esto al margen de que la acusación particular (denunciante que se habrá personado como acusación) puede oponerse todo lo que quieran (o evitar mencionarlo), que si la fiscalía pone empeño, se amplía el proceso a todas las personas que considere responsables (al margen que sería a una persona física en concreto, pues en los años de los hechos, aún no había responsabilidad penal de las personas jurídicas).

@Cannonball, si Lánzanos no sabía que había estafa, sí que quita que sea cooperador necesario, el dolo es un requisito.

La figura del «cooperador necesario» tiene unos requisitos bastante fuertes (no es baladí, es ser responsable penal sin ser autor, y se le pone al mismo nivel que este), no solo su actuación debe ser imprescindible, sino que debe existir un doble dolo, debiendo conocer en lo esencial lo planeado por la persona autora del delito (y acá no hablamos de «permitir sacar un producto con problemas de marcas» -que en sí mismo no es delito-, sino de «conocer una trama de estafa») y un dolo, aunque sea eventual, en su propia actuación que permite el delito y quería que se cometiera.

A mí me parece harto difícil siquiera pensar que «de verdad» la gente de Lánzanos sabía que era una trama de estafa (ojo: podían saber -y seguramente sabían- que era un negocio algo raro, que el tema de las marcas no quedaba claro y mil «banderas rojas», pero eso no significa que haya una estafa por detrás). Por seguir con el ejemplo de @Ganix de las estafas piramidales, esto es como si consideráramos a todas las personas estafadas en una estructura piramidal como cooperadoras necesarias de la estafa. Y habrá alguna que la podamos considerar, pero no todas, ni siquiera todas las que sí han sacado beneficios al final de toda la historia (siempre las hay).

Esto lo digo desde el plano del derecho penal (por tanto, desde la utilidad o no de que en la denuncia se metiera a Lánzanos; que, además, tampoco importaría mucho siendo el tipo de proceso que es), otra cosa es que «moralmente» le reprochemos a Lánzanos el haber aceptado el proyecto para sacar tajada.

E, igual, todo el proceso este nos sorprende y acaba la gente responsable de Lánzanos siendo procesada porque la fiscalía ve que sí hubo dolo y, además, una colaboración plena y pura en la trama, ampliando la acusación. Da un poco igual la actuación de la asociación con respecto a Lánzanos, el proceso ya tiene otro «acusador» (nótense las comillas).

(Y esto sin meterme, tampoco, en si están pensando más en cómplice que en cooperador necesario; de todas formas, al cómplice también se le exige un dolo que veo difícil que exista en todo esto -los que menciona @Wendigo, por ejemplo, no caerían en ningún caso en la categoría de «cooperadores necesarios» pero, rizando el rizo, podrían ser cómplices, siempre y cuando existiera ese dolo-).

Hasta luego ;)

Como siempre, agradezco que las cosas las dejes tan claras. Y la denuncia está puesta y a la espera de avances en los juzgados. Toca esperar ver como actúa la fiscalía.
Mientras tanto DRG tal y como nos avisó @Jomra, está oponiendose a que en Europa Hasbro recupere su marca, y en España ha solicitado que la marca pase de una persona física a una jurídica (ludofilia).
Es curioso ver como una empresa en insolvencia total, paradero desconocido, que segun HQfrance está haciendo uso de la marca Heroquest, pero no para lo que le dimos nuestro dinero a gamezone, pueda estar solicitando la transferencia de la marca.
10
HeroQuest 25 aniversario / Re:Heroquest 25th en Lanzanos
« Último mensaje por Jomra en Julio 31, 2021, 10:11:54 pm »
Salud

¿Somos conscientes que si estamos en un proceso penal tanto el juzgado de instrucción como, fundamentalmente, la fiscalía pueden ampliar las personas procesadas por sí mismas? Quiero decir, da un poco igual que la asociación no haya incluido a Lánzanos en su denuncia; que de delitos económicos (estafa), el juzgado y la fiscalía saben un rato, que si no han metido en todo el proceso al intermediario comercial (Lánzanos) es porque no lo ven como cooperador necesario (al menos por ahora), esto al margen de que la acusación particular (denunciante que se habrá personado como acusación) puede oponerse todo lo que quieran (o evitar mencionarlo), que si la fiscalía pone empeño, se amplía el proceso a todas las personas que considere responsables (al margen que sería a una persona física en concreto, pues en los años de los hechos, aún no había responsabilidad penal de las personas jurídicas).

@Cannonball, si Lánzanos no sabía que había estafa, sí que quita que sea cooperador necesario, el dolo es un requisito.

La figura del «cooperador necesario» tiene unos requisitos bastante fuertes (no es baladí, es ser responsable penal sin ser autor, y se le pone al mismo nivel que este), no solo su actuación debe ser imprescindible, sino que debe existir un doble dolo, debiendo conocer en lo esencial lo planeado por la persona autora del delito (y acá no hablamos de «permitir sacar un producto con problemas de marcas» -que en sí mismo no es delito-, sino de «conocer una trama de estafa») y un dolo, aunque sea eventual, en su propia actuación que permite el delito y quería que se cometiera.

A mí me parece harto difícil siquiera pensar que «de verdad» la gente de Lánzanos sabía que era una trama de estafa (ojo: podían saber -y seguramente sabían- que era un negocio algo raro, que el tema de las marcas no quedaba claro y mil «banderas rojas», pero eso no significa que haya una estafa por detrás). Por seguir con el ejemplo de @Ganix de las estafas piramidales, esto es como si consideráramos a todas las personas estafadas en una estructura piramidal como cooperadoras necesarias de la estafa. Y habrá alguna que la podamos considerar, pero no todas, ni siquiera todas las que sí han sacado beneficios al final de toda la historia (siempre las hay).

Esto lo digo desde el plano del derecho penal (por tanto, desde la utilidad o no de que en la denuncia se metiera a Lánzanos; que, además, tampoco importaría mucho siendo el tipo de proceso que es), otra cosa es que «moralmente» le reprochemos a Lánzanos el haber aceptado el proyecto para sacar tajada.

E, igual, todo el proceso este nos sorprende y acaba la gente responsable de Lánzanos siendo procesada porque la fiscalía ve que sí hubo dolo y, además, una colaboración plena y pura en la trama, ampliando la acusación. Da un poco igual la actuación de la asociación con respecto a Lánzanos, el proceso ya tiene otro «acusador» (nótense las comillas).

(Y esto sin meterme, tampoco, en si están pensando más en cómplice que en cooperador necesario; de todas formas, al cómplice también se le exige un dolo que veo difícil que exista en todo esto -los que menciona @Wendigo, por ejemplo, no caerían en ningún caso en la categoría de «cooperadores necesarios» pero, rizando el rizo, podrían ser cómplices, siempre y cuando existiera ese dolo-).

Hasta luego ;)
Páginas: [1] 2 3 ... 10